sábado, 17 de agosto de 2013

SRE avala extradición de Gerardo Álvarez "El Indio" a Estados Unidos


Reforma Ciudad de México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) concedió a Estados Unidos la extradición de Gerardo Álvarez Vázquez, "El Indio", presunto operador de los Beltrán Leyva, para que sea juzgado por cargos de narcotráfico en una Corte Federal de California.


La Cancillería emitió su fallo en favor de entregar al presunto narcotraficante, al estimar que la petición estadounidense cumple con los requisitos de la Ley de Extradición y el acusado además no acreditó ser una persona distinta a la requerida, informaron fuentes federales.

Previamente, el Juzgado Primero de Distrito en Procesos Penales Federales del DF, con sede en el Reclusorio Norte, había opinado que no existía ningún inconveniente legal para entregar en extradición Álvarez Vázquez.

Para evitar su entrega inmediata, Álvarez promovió una demanda de amparo y logró que se suspendiera su extradición, por lo menos hasta en tanto se resuelva en forma definitiva su demanda de garantías. El presunto narcotraficante se encuentra internado en el Penal Federal del Altiplano, en el Estado de México.

Álvarez Vázquez está acusado en la Corte Federal del Distrito Sur de California, con sede en San Diego, del delito de asociación delictuosa para elaborar y distribuir metanfetaminas.

El expediente tiene más de 16 años que fue elaborado por la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) y en México en dos ocasiones anteriores fracasó ante los tribunales.

De hecho, anteriormente Álvarez fue detenido dos veces por dicha orden de detención provisional con fines de extradición y en ambas ganó los litigios y quedó en libertad.

La primera fue tras su captura del 10 de octubre de 1997, cuando por error la PGR entregó la petición formal de extradición de Estados Unidos un día después de que venciera el plazo de 60 días para el trámite. El operador de los Beltrán dejó la cárcel el 9 de febrero de 1999.

Su segunda captura por pedido del país vecino del norte fue el 3 de marzo de 2003, pero en aquella ocasión un tribunal falló un amparo a su favor, dejándolo libre, bajo el argumento de que Estados Unidos no garantizó el compromiso de no aplicarle una pena prohibida en México, como la cadena perpetua.

El extraditable volvió a ser detenido el 21 de abril del 2010 por el Ejército, en el Estado de México. Tenía vigente desde el 2 de diciembre de 2004 una orden de detención provisional con fines de extradición, derivada del mismo expediente que en dos ocasiones había sufrido reveses.

Lo que había ocurrido es que la última vez que dejó la cárcel, la PGR le pidió a la Embajada de Estados Unidos una carta compromiso donde asegurara que no aplicaría penas trascendentes o inusitadas, prohibidas por la Constitución mexicana, y una vez cubierto el requisito, volvió a pedir la orden para detenerlo con fines de extradición, la cual se concedió.