jueves, 13 de septiembre de 2012

Cártel del Golfo se reorganiza a la sombra de Osiel Cárdenas


Monterrey.- La detención de José Eduardo Costilla Sánchez "El Coss", por parte de la Secretaría de Marina, supone el fin de una cadena de mando en la organización criminal del Cártel del Golfo (CDG), que apunta hacia un nuevo liderazgo con sede en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas.
Diferentes versiones apuntan a Mario Armando Ramírez Treviño, alias "X-20" ó "Pelón", como la nueva cabeza visible del grupo criminal, segundo en importancia en el país, que tiene en su principal negocio el trasiego de drogas -marihuana y cocaína- a los Estados Unidos, a través de la zona fronteriza de Tamaulipas. Ramírez Treviño, se colocó en la mira de las autoridades de ambos lados de la frontera en septiembre del 2011, días después de la ejecución de Samuel Flores Borrego "Metro 3", líder del Cártel del Golfo en la zona de Reynosa, muerte atribuida a Juan Mejía González "R-1", y Rafael Cárdenas Vela "El Junior", ambos integrantes del Cártel del Golfo pertenecientes a los "Rojos" , facción que sostiene una lucha intestina con los "Metros" por el control de la organización. Versiones sin confirmar mencionan que José Eduardo Costilla Sánchez "El Coss", mantenía el control del grupo de los "Rojos", al tiempo que los "Metros" guardaban lealtad a Osiel Cárdenas Guillén (preso en estados Unidos), quien mantenía el control de las operaciones a través de sus hermanos Antonio Cárdenas "Tony Tormenta" (abatido en noviembre del 2010), y Mario Cárdenas Guillén "El Gordo", detenido por elementos de la Secretaría de Marina el pasado 3 de septiembre en Altamira, Tamaulipas. "X-20" asumió el control de la plaza en medio de la lucha hacia el interior del Cártel del Golfo y la pelea que sostienen con el grupo criminal de Los Zetas, por el control de la zona fronteriza entre Tamaulipas y el sur de Texas, que incluye a los municipios de Reynosa, Nuevo Laredo, Miguel Alemán, Matamoros. Se mantuvo fuera del radar de las autoridades mientras ascendía en la organización. Logró ganarse la confianza de Jaime González Durán "El Hummer", miembro fundador de Los Zetas, cuando este grupo servía como "brazo armado" del Cártel del Golfo. El "Hummer" fue detenido en noviembre del 2008 y actualmente purga una condena de 35 años de prisión en el Penal del Altiplano. Tras la ruptura entre ambas organizaciones, "X-20" se instaló en las filas del Cártel del Golfo, como número dos a cargo de la plaza de Reynosa. Al ser nombrado jefe de plaza, pasó a la lista de los criminales más buscados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, quien ofrece 5 millones de dólares por cualquier dato que facilite su captura. La Procuraduría General de la República ofrece una recompensa de 30 millones de pesos por su captura. En marzo de este año, La Jornada publicó una nota periodística sobre el rechazo de la Suprema Corte de Justicia de la nación (SCJN) a la resolución de amparo solicitada por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) respecto a la ampliación de 90 a 180 días el término para intervenir las conversaciones telefónicas privadas de Mario Armando Ramírez Treviño, alias "X-20" ó "Pelón", identificado como un líder del Cártel del Golfo. El nombre del capo surgió de entre una lista de expedientes de personas sujetas a vigilancia por parte de la dependencia de la Secretaría de Gobernación. El 6 de enero el Cisen pidió al Juez federal la autorización para intervenir el teléfono Nextel de "X-20", con base en la Ley de Seguridad Nacional. Al solicitar la ampliación del plazo, la SCJN evidenció por error el nombre de Mario Armando Ramírez Treviño bajo el marco establecido en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, lo que provocó la enérgica protesta del órgano de inteligencia gubernamental, y de paso develó el interés de las autoridades en el ascenso del capo dentro de la banda criminal.


 ¿GUERRA O PACTO?
 En Nuevo León, el pasado 29 de agosto un grupo de criminales secuestró y dio muerte a cuatro personas en calles de la colonia Mitras Norte, en la capital regiomontana. Este hecho formó parte de una escalda violenta que en 48 horas dejó un saldo de 33 personas muertas. Las autoridades atribuyeron a ajustes de cuentas entre bandas la ola sangrienta. Destaca en particular el cuádruple homicidio en Mitras Norte, ya que el grupo de sicarios inscribió un narcomensaje, que a la letra dice: "Comandante X20 presente CDG". Lo anterior pudo ser un mensaje a las células que operan en la entidad, ante un posible cambio de mandos en la organización. Una semana después fue detenido Mario Cárdenas Guillén "El Gordo". Reportes periodísticos en ambos lados de la frontera aseguran que la fractura entre "Rojos" y "Metros" se trasladó a las altas esferas del Cártel del Golfo, provocando el rompimiento entre la familia Cárdenas Guillén y José Eduardo Costilla Sánchez "El Coss", y la captura de éste último supondría el fin de la escisión, restableciendo la cadena de mando a través de Mario Armando Ramírez Treviño, alias "X-20" ó "Pelón". Los reacomodos dentro del CDG suponen un futuro recrudecimiento de las actividades delictivas entre los grupos criminales, con Los Zetas buscando asumir el control total de Tamaulipas y Nuevo León, y una probable intervención del Cártel de Sinaloa para expandir por medio de sangre y fuego sus operaciones, y establecerse como la principal organización delincuencial en el continente.