viernes, 8 de abril de 2011

SE TOPAN MARINOS CON CONVOY DE SICARIOS EN MONTERREY


EL NORTE Monterrey, México (8 abril 2011).- Después de aterrorizar en la Colonia Moderna, donde asaltaron dos domicilios y atacaron a balazos un depósito, un grupo de por lo menos 30 sicarios se topó y enfrentó en el Centro de la Ciudad con efectivos de la Armada de México.

La autoridad federal no reveló el resultado de esta serie de balaceras, pero versiones extraoficiales apuntan a que un empleado del depósito atacado resultó baleado y los marinos capturaron a algunos pistoleros, aunque la mayoría escapó.


Por lo menos una camioneta GMC pick up color blanca fue asegurada por los marinos; ésta presentaba impactos de bala sobre todo en el parabrisas y traía en la caja varios aparatos eléctricos, presuntamente producto del robo en las casas.

Fuentes policiacas informaron que cerca de la 1:00 de la madrugada, el grupo de sicarios llegó a la Colonia Moderna.

En dos casas de la calle Cerezos lo sicarios allanaron dos domicilios, al parecer en busca de personas, a quienes no encontraron, pero aprovecharon para robar aparatos eléctricos como televisores LCD, celulares y dinero.

Minutos después irrumpieron en el depósito Garza ubicado en el cruce de Ciprés y Camelia, donde hicieron que los cuatro empleados se colocaran bajo las hieleras.

Según los afectados, el grupo estaba integrado por unos 30 hombres, todos armados, unos que ingresaron al local y otros que se quedaron resguardando afuera.

En el depósito los pistoleros se apoderaron de 15 mil pesos en efectivo, celulares y aparatos de radiocomunicación de los empleados, cervezas y cajas de whisky con un valor de 25 mil pesos.

Al salir, varios delincuentes dispararon contra la fachada y en el interior, hiriendo a un empleado identificado como Diego, de unos 28 años.

El convoy de camionetas y vehículos del grupo armado salió de la colonia y al parecer circuló por Av. Félix U. Gómez al sur.

Al ir entre las avenidas Colón y Madero, los pistoleros se toparon con marinos que se dirigían en convoy hacia el norte, custodiando dos vehículos que al parecer habían asegurado en un operativo.

Los hombres habrían atacado primero a los federales y éstos repelieron la agresión.

Testigos aseguraron que la refriega duró cerca de 10 minutos, en donde los marinos habrían logrado la captura de varios sicarios.

La mayoría de los pistoleros escapó por la calle Reforma, donde se recrudeció la balacera y se logró asegurar la camioneta pick up blanca.

Ahí quedaron marcadas las huellas de la intensa batalla en fachadas de negocios, el cristal de una zapatería, en el asfalto y en la Clínica 3 del IMSS, donde quedaron regadas decenas de casquillos de grueso calibre.