miércoles, 9 de marzo de 2011

AUGURAN SORPRESAS CON 'RÁPIDO Y FURIOSO'


REFORMA Ciudad de México (9 marzo 2011).- La operación "Rápido y furioso" que implementó la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés) para rastrear las redes de tráfico de armas y conocer a sus intermediarios, producirá resultados positivos en un futuro, vislumbró ayer William R. Brownfield, subsecretario antinarcóticos de EU.


"Cuando tengamos todos los detalles de esta operación vamos a descubrir que produjo resultados muy positivos, y eso es nada más una proyección, creo que vamos a descubrir que sólo un número muy limitado de armas en esta operación, que aún está activa, pasaron de una persona a otra o a otros lugares sin control".

En un reportaje televisivo de CBS, un agente de la ATF reveló que una de las casi 2 mil armas que dejaron pasar en años recientes a México, a través de "Rápido y furioso", terminó usándose en el homicidio de un agente de EU.

"Vamos a descubrir que la operación produjo juicios contra varias personas que han sido responsables en el pasado de actividad criminal relacionada con tráfico de armas. Al final los dos gobiernos, los dos pueblos, van a concluir que esta operación, como muchas otras en años pasados, produjo resultados positivos", sostuvo en entrevista con REFORMA.

Brownfield comentó que la puesta en marcha de cualquier medida gubernamental para frenar el tráfico de armas en la frontera común y detectar los movimientos de los contrabandistas conlleva "algunos riesgos" que se deben evaluar y calcular.

También ex Embajador de EU en Colombia y Chile, aclaró que no conoce los pormenores de la operación de la ATF, revelados la semana pasada en un reportaje de la cadena CBS, pero advirtió que casi la totalidad de los dispositivos aplicados por agencias policiales de EU son exitosos.

"Por varios años y hasta cierto punto por varias décadas, he oído en ambos lados de la frontera preocupaciones y críticas, de vez en cuando, por la capacidad de las instituciones municipales, estatales y federales de los Estados Unidos para controlar el movimiento y la venta de armas.

"Se sugiere que esa falta de control produce o aumenta el movimiento de armas de EU a México. En mis 32 años de servicio como diplomático del Gobierno de EU he visto muchas operaciones policiales de varias instituciones policiales de EU, la gran mayoría, el 99.9 por ciento producen resultados positivos", subrayó.

El subsecretario del Departamento de Estado de EU aseguró que, en términos generales, las acciones de la ATF para acotar el tráfico de armas y llevar ante la justicia a los responsables de ese ilícito han sido positivas.

"Acepto que los medios de comunicación tienen derecho de opinar, de hacer sus preguntas, pero yo también tengo derecho de hablar de la pantalla grande y no solamente de esa parte de la pantalla de un centímetro por un centímetro en la que todo mundo habla de los problemas.

"Si toda la pantalla indica que este proceso, en términos generales es positivo, creo que tus lectores tienen el derecho de saber eso también", apuntó.

Prevén que faltan años para logros antinarco

Brownfield también reconoció que la Iniciativa Mérida obtendrá sus primeros resultados "visibles" hasta dentro de dos o tres años.

"Tuvimos que esperar como 40 años para llegar a esta situación tan complicada, tenemos derecho de por lo menos dos o tres años más para producir resultados medibles, resultados visibles que ustedes pueden marcar e indicar.

"No es un proceso que puede producir un resultado inmediato, la verdad es que yo mantengo optimismo", dijo sobre el programa de cooperación bilateral anticrimen signado en México en junio de 2008 entre los Presidentes George W. Bush y Felipe Calderón.

Brownfield señaló que el programa presenta una ruta similar a la que, en sus inicios, tuvo el Plan Colombia hace más de una década para reducir la violencia de los cárteles del narco.

"La experiencia con el Plan Colombia fue que en los primeros años, cuando el Gobierno comenzaba a aplicar presión contra las organizaciones criminales, por unos dos años la reacción de esas organizaciones fue increíblemente violenta; por unos cinco años todo el mundo criticaba la situación, incluso mi Gobierno.

"Decían que no había producido resultados, que aún se producía mucha cocaína, que había mucha violencia, que dónde estaban los resultados de la inversión; tuvimos que esperar como siete años para ver resultados. Colombia no es México (...) pero creo que si aprendimos algo es que estos procesos y estrategias toman su tiempo", destacó.

El funcionario auguró que el Gobierno de México ganará la batalla que libra contra el crimen organizado.

Más coordinación

El Gobierno de Estados Unidos impulsa un nuevo plan de cooperación regional anticrimen que integraría a los siete países de América Central, a Colombia y a México.

Brownfield explicó que el plan busca retomar las directrices del Plan Colombia y la Iniciativa Mérida para reducir la oferta de drogas ilícitas, acotar su trasiego y contar con comunidades más seguras.

"La lógica es que los países que van a participar hagan una consulta para decidir sus prioridades... porque cada país es distinto y tiene su propio paquete de amenazas", explicó el subsecretario antinarcóticos de Estados Unidos, luego de reunirse en privado con el Procurador General de la República, Arturo Chávez Chávez; con el Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y con el subsecretario para América del Norte de la Cancillería, Julián Ventura.