lunes, 20 de julio de 2009

"LOS LINCES", NARCOSICARIOS MISTERIOSOS


EL UNIVERSAL 20-JUL-09 Los Linces, ex soldados que fueron integrantes de fuerzas especiales del Ejército, son hoy los principales sicarios del cártel de Juárez o La Línea como recientemente se autodenomina este grupo criminal encabezado desde Chihuahua por Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy. Igual que Los Zetas del cártel del Golfo, Los Linces operan bajo tácticas militares, se mueven en células de no más de cinco para evitar ser detectados con sofisticado armamento y equipo de combate de primer nivel.
Preparados bajo la disciplina de las Fuerzas Armadas, Los Linces aparecen sólo para ejecutar a sus víctimas. No hablan con nadie más de la organización criminal que no sean los jefes del cártel de Juárez. Pocos conocen sus escondites o saben algo sobre su identidad, pero hasta dentro del grupo criminal identificado igual como La Línea se les teme, de acuerdo con indagatorias efectuadas por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada a los accedió EL UNIVERSAL.
El grupo de asesinos está integrado por no más de 80 hombres. Fueron reclutados en diferentes partes del país, como Sinaloa, Veracruz y hacia el sur del país. Sobre la existencia o identidad de Los Linces la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua (PGJC) no han informado oficialmente, pero testimonios de miembros del cártel ya detenidos y testigos protegidos dan cuenta de su presencia, según los expedientes PGR/SIEDO/UEIDCS/309/20- 08 y PGR/SIEDO/ UEIDCS/031/2009.
Con la protección y complicidad de policías federales, estatales y municipales, Los Linces disponen de la “limpieza” de obstáculos en cada sitio donde actúan entre las ciudades de Chihuahua y Ciudad Juárez, principalmente. La logística criminal y la red de complicidades del cártel de Juárez han permitido que hasta ahora ninguno de los integrantes Los Linces haya sido detenido en medio de la guerra que por el control del narcotráfico libran en aquella entidad con el cártel de Sinaloa o el llamado grupo Gente Nueva.
El primer grupo de ex militares que se alió a un cártel de las drogas fueron Los Zetas que irrumpieron desde Tamaulipas en el escenario público en 2000 y desde entonces y hasta ahora están considerados muy peligrosos.
Testimonios sobre “Los Linces”
Martín Hugo Valenzuela Rivera, quien fue detenido el 26 de diciembre de 2008 por el Ejército en Chihuahua, dio su versión sobre Los Linces de la siguiente forma: “A veces he andado de chofer de Los Linces. A ellos sólo los conozco de vista y son miembros de grupos especiales, o sea eran gafes, antes eran miembros del Ejército de grupos especiales y ahora trabajan para La Línea”.
Cuando andan en Chihuahua, agregó, trabajan para El Mónico y cuando andan en Ciudad Juárez lo hacen para José Luis Ledesma, El JL. Su función es exclusivamente matar a la gente que les ordenan. Se mueven en diferentes muebles (vehículos) y siempre con choferes. Casi siempre están en casas de fraccionamientos privados y ahí he visto equipos como chalecos antibalas, cascos, armas largas, metralletas Barret, granadas, tienen mucho equipo, dijo este hombre que se encuentra ya detenido.
Los Linces son en total unos 80 y andan en grupitos de cuatro o cinco. Al respecto, otro de los detenidos del citado cártel, el ex policía municipal Gustavo Salcido Pizarro, explicó que cuando actúan Los Linces: “Nosotros únicamente cubrimos el área donde ellos van a trabajar. Rodeamos la zona en una o dos cuadras para informarles si hay gobierno o alguna otra autoridad. Con ellos sólo nos comunicamos por radio”.
Sí estoy enterado de Los Linces, confesó Jesús José Aragón López, El Jesú, ex repartidor de pizzas metido a vigilante de calles para La Línea. “Se manejan diferente a nosotros, siempre los he escuchado por radio luego de que algunos de los que estamos aquí decían que iban a venir, pero nunca nos dan más datos. Los Linces se comunican exclusivamente por unos radios chiquitos que traen unos cuantos, como El Mónico, El Junior y otros.
Para consumar sus asesinatos Los Linces a veces disparan desde autos en movimiento, otras veces levantan e interrogan a sus víctimas antes de ejecutarlas, pero en ocasiones se les ordena entrar a casas, dependencias o centros comerciales para consumar los crímenes que les son ordenados desde la cúpula del cártel de Juárez. Algunas ocasiones sólo saben a quienes deben asesinar como el hombre que policías levantaron del bar Bárbaros y entregaron a este grupo en el estacionamiento del Sanborns, según Jacobo, un ex oficial que hoy es testigo protegido de la PGR.
Las ejecuciones
Los asesinatos en los que han intervenido Los Linces forman una lista interminable. En ella aparecen funcionarios estatales, alcaldes y ex presidentes municipales, policías ministeriales o municipales, narcomenudistas enemigos o con deudas, miembros del cártel de Sinaloa o también como se autollaman Gente Nueva, asaltantes o hasta conductores con los que han tenido problemas de tránsito, de acuerdo con el recuento de crímenes en expedientes de la SIEDO.
Entre las víctimas de Los Linces está el director de Servicios Periciales, Pedro Aragonez, el ex alcalde de Aquiles Serdán, Leonel Roberto Carrillo Márquez, al que llamaban El Bachichas, el comandante y director de la Policía Ministerial José Torres Durán, un ministerial dentro de un Wal-Mart, un narcomenudista ejecutado en una comandancia, además de la decapitación de cuatro hombres.
Para las autoridades de la SIEDO Los Linces están ligados al atentado contra el gobernador José Reyes Baeza, el 22 de febrero pasado, cuando un comando atacó el convoy de vehículos del mandatario. La pista es la captura en el lugar de un ex militar identificado como Eduardo Hernández Valdez, quien sirvió en el Ejército entre 2001 y 2003.

1 comentario :

Isaac dijo...

Pues ojalá todo esto sea para bien de nuestro país, ojalá que esta guerra contra el narco sea fundada en un verdadero sentido de patriotismo y no tenga mensajes ocultos que se necesiten leer entre líneas.

Saludos